domingo, 14 de septiembre de 2008

"La eminencia prieta"

La situación se repite continuamente en las ferias de artesanías de nuestro País. Me dirijo al área de los afiches y grabados. Allí, encuentro imágenes evocatorias de algunos de nuestros próceres de los siglos XIX y XX. Betances, Hostos, Albizu Campos, Muñoz Rivera, Muñoz Marín y otros, tienen su nicho en el Panteón artesanal, ya sea en grabados, camisetas o esculturas, por su magnetismo ante el público y su reconocimiento como figuras de importancia en nuestra Historia Nacional.
"¿Tendrá usted un Baldorioty?", pregunto, conociendo casi de antemano la respuesta. "No", es la contestación que invariablemente recibo del rostro desconcertado del artesano, con una expresión que lo mismo puede ser de desilusión como de incredulidad. Aparte de la carretera expreso que comunica a Carolina con San Juan, alguna que otra escuela y el cementerio histórico de Ponce, Román Baldorioty de Castro no ha sido sujeto de la atención y el reconocimiento que, merecidamente, reciben otros destacados protagonistas de la puertorriqueñidad. Ni su imagen ni sus logros poseen un lugar prominente dentro de la memoria colectiva nacional. Se le recuerda, sí, pero de lejos, y en ocasiones para criticar sus posturas autonomistas. A su memoria y sus servicios al País, va esta columna.
El descuido en que tenemos la figura de Baldorioty se inicia con las propias circunstancias de su nacimiento. Conforme al historiador José A. Gautier Dapena, Baldorioty nació en Cayey en marzo de 1823, y no en Guaynabo un 28 de febrero de 1822, como invariablemente se repite en diversos textos. Nació en una familia humilde y llevó el apellido de su madre; indicio evidente de que no contó con su padre. A pesar de los grandes obstáculos que enfrentó desde su temprana niñez, el joven Baldorioty logró superarse y estudiar. Con el apoyo de su madre María Baldorioty y bajo la égida del Maestro Rafael Cordero y el Padre Rufo Manuel Fernández, Baldorioty pudo realizar sus estudios primarios en San Juan. Su intelecto y su dedidación le sirvieron para completar sus estudios en Madrid, donde obtuvo una Licenciatura en Ciencias y un Bachillerato en Filosofía. Estudios que logra completar, en parte, gracias al apoyo monetario de la Sociedad de Amigos del País.
Ya desde esa época (1851), Baldorioty comenzó a serle útil a nuestro País, dirigiendo un grupo de estudiantes puertorriqueños en Madrid para recolectar y diseminar documentos históricos sobre Puerto Rico. Completados sus estudios, Baldorioty recibió una oferta para ejercer una cátedra universitaria en Madrid, misma que rechazó para regresar a su patria.
De vuelta en Puerto Rico en 1853, Baldorioty se entregó al servicio público y a la enseñanza. Por sus ideas progresistas y de avanzada, a partir de 1864 comenzó a ser sujeto de persecución por las autoridades coloniales. Mediante escritos públicos y memoriales, criticó el régimen de la libreta de jornaleros que mantenía al campesinado puertorriqueño bajo un régimen de semi-esclavitud. Elegido en 1870 Diputado a las Cortes en Madrid, sus gestiones en dicho parlamento contribuyeron al Decreto de Abolición total de la esclavitud en 1873. En el entretanto, rechazó ofertas remunerativas a cambio de que cesara en su activismo, sufrió penurias monetarias, y tuvo que exiliarse por algún tiempo a Santo Domingo, donde fundó el Colegio Antillano.
De regreso de su exilio, Baldorioty dio impulso a la llamada “autonomía radical” que, inspirada en la relación autonómica entonces existente entre Gran Bretaña y Canadá, significaría para Puerto Rico un grado de auto-gobierno como nunca ha conocido, hasta el día de hoy. Su proyecto para nuestro País contemplaba las más amplias libertades de palabra, culto, asociación, sufragio universal y otras. Bajo su inspiración nació en 1887 el Partido Autonomista Puertorriqueño. Fue en ese mismo llamado “año terrible de 1887” que Baldorioty, junto a otros líderes autonomistas, sufrió torturas y encarcelamiento. Los efectos de ese atropello y las luchas de poder dentro del propio movimiento autonomista minaron su salud, falleciendo un 30 de septiembre de 1889 en su ciudad adoptiva de Ponce.
Conforme al conocido historiador Luis Díaz Soler, Román Baldorioty de Castro fue el puertorriqueño más útil que tuvo nuestro País en el Siglo 19. El relativo olvido en que yace su figura puede deberse a que no se le asocia con los movimientos independentistas de la época. De hecho, el título de esta columna es el apodo que Ramón Emeterio Betances usó para referirse a Baldorioty, en una mezcla de admiración por su intelecto, por un lado, pero también de crítica por su falta de compromiso con el separatismo, y su aparente negativa a aceptar la realidad de que llevaba sangre africana en sus venas. En efecto, Baldorioty era mulato, como antes que él lo fuera el corsario Miguel Enríquez; como lo fue el propio Betances en su época; y como lo sería Pedro Albizu Campos.
El contemplar a Baldorioty en toda su humanidad – con sus defectos y virtudes – no desmerece su figura. Por el contrario, la realza. Conoció el exilio y la cárcel, tras una vida de luchas por forjarse y mantenerse a sí mismo y a su familia, mientras ayudaba a rescatar la Historia patria; educaba a la juventud antillana; defendía a los jornaleros; impulsaba exitosamente la abolición de la esclavitud; e inspiraba la fundación del partido político más importante del Siglo 19. No fue en balde que el apóstol cubano José Martí afirmara “que nunca la libertad fue tan lejos en Puerto Rico que Baldorioty no fuera más lejos que ella”.

1 comentario:

RONBOTHUNTER dijo...

WHEN THE FEDERAL GOVERNMENT OPPOSES YOUR RIGHT TO BE FREE!!

Puerto Ricans, who desire to be free, must always know that the federal government, here in the States has no “subject matter jurisdiction” over the person, case or location and should be challenged to proof it.

You won’t be told this in court but: All jury members, judges, attorneys, and employees working in federal court, must reside in federal territory to legally be a federal juror or touch your case or they can be commercially sued, disbarred and financially ruined for violating your constitutional rights etc.

Your god given right to be free is not wanted by the USA, it will oppose your desire for independence and freedom.

The USA has been the biggest alien invaders the world has ever known. In order to win your freedom you must oppose them by knowing that their weakness lies in the Constitution and the common law and common law remedies.

To win --You must always reserve your constitutional, commercial rights and know what they are.

The majority of Anglos have no idea that the USA has killed more Latinos, than Hitler Killed Jews, The USA has supported traitors, Gringitos, Butchers, Sociopaths, and Megalomaniacs who were supported and kept in power by sucking up to the Anglo Alien Invaders.

Latin America has had enough of this form of genocide of Latinos.

I want to vomit every time some ignorant fools says: “If you don’t like it here –go home”.

If the Alien Invaders would get out of each and every Latin Country and stop interfering in our affairs—it would make sense to say such a stupid thing. But unless the Snakes get out of Latin America-we have just as much right to be here!!! So, grin and put up with it—this was once our land.

A Puerto Rican without a desire for independence and/or freedom from alien control has no soul of a man.

The fact that the public does not know that we are NOT free, makes no difference, to the desire to be free. The PR that wants Statehood is a Gringito, who has no soul of a man left in his traitor's heart. Freedom is happening all over the world and yet we allow Gringitos to kill our right to be free.

A Gringito is a non-Anglo thing/person who internally is so inferior, that he desires to be what he can not be—thus Gringito means little gringo.

We allow the Alien Invaders to kill, harm, abuse and scam us and yet the Gringito wants to give our Country away.

This abuse must end. No man or woman is a real Man or real woman who is too scared to fight for their souls and be free. If you listen to the Gringito, you will lose your soul.

The fight will NOT succeed if you don't fight the Gringito enemy at home first. He is there next door and claims he is a real man and tries to give you many excuses of why PR can't be a free Country.

The fight for the independence of Puerto Rico is now non-violent and will be won in the hearts of real men around the World.

The Ronbothunter,

Ex-scientologist and a proud freedom loving Puerto Rican.

All Rights Reserved