domingo, 14 de septiembre de 2008

Puerto Rico, año 2009 (II)

En mi columna anterior, utilicé referentes históricos recientes para pronosticar un claro triunfo de Luis Fortuño Burset y el anexionista Partido Nuevo Progresista en las elecciones generales de este año. En esta ocasión, les propondré parte del panorama que podemos vislumbrar a raíz del nuevo ascenso al poder del anexionismo boricua.

Pronóstico: Luis Fortuño Burset se convertirá en el gobernador puertorriqueño electo más poderoso, en términos gubernamentales, de los pasados cuarenta años.

Referente histórico: Luis Muñoz Marín (1952-1964). Con la creación del Estado Libre Asociado y como su primer Gobernador electo por el Pueblo, Muñoz Marín se encontró a sí mismo en una posición privilegiada como mandatario. Como ya vimos en una columna anterior (Ideología Suprema I), Muñoz Marín pudo contar desde sus inicios en La Fortaleza con un Tribunal Supremo compuesto mayoritariamente por magistrados afines a su ideología. Tuvo además la oportunidad de nombrar otros funcionarios de gobierno con términos de duración que iban más allá de cuatro años, como es el caso del Contralor.

Fortuño Burset se encontrará, a su llegada a La Fortaleza, en una posición similar. Por primera vez desde los tiempos de Muñoz Marín, un gobernador del ELA tendrá la oportunidad de nombrar una gran cantidad de funcionarios de la más alta jerarquía, que podrían permanecer en sus puestos hasta décadas después de que Fortuño Burset deje la gobernación. Tal es el caso, como vimos en otra columna (Ideología Suprema III) del Tribunal Supremo, donde el anexionismo se prepara para recuperar una mayoría de votos con la que no contaba desde hacía más de medio siglo. Esta “marea azul”, por así decirlo, que se avecina no se limita a nuestro más alto tribunal. El control anexionista de los pasados cuatro años bloqueó además la habilidad del oficialista Partido Popular Democrático para llenar las vacantes que han surgido en los tribunales de Apelaciones y de Primera Instancia. En efecto, el PNP se apresta a controlar la Rama Judicial puertorriqueña como en su momento el PPD de Muñoz Marín pudo hacerlo, décadas atrás.

Pero las posibilidades de Fortuño Burset van todavía más allá. Con su ascenso en enero de 2009, el PNP estará en posición de nombrar al próximo Contralor, a la próxima Procuradora de las Mujeres y al próximo Director de la Oficina de Ética Gubernamental, entre otros; todos ellos, al igual que los miembros de la judicatura, con nombramientos cuyos términos son de una década o más de duración.

Pronóstico: Luis Fortuño Burset se iniciará como un gobernador débil, en términos políticos.

Referente histórico: Pedro Rosselló González entre 1992 y 1993. Desde antes de asumir la gobernación y durante los inicios de su primer término como Gobernador, Rosselló González fue un líder relativamente débil ante la maquinaria de su partido. Dos experiencias sirven para ilustrar el punto; una anterior y la otra posterior a su ascensión a la gobernación. La primera lo fue la claudicación de su apoyo a Zaida Hernández Torres para la candidatura a Comisionado Residente en Washington, ante la embestida de Carlos Romero Barceló. La segunda experiencia lo fue la amarga derrota para Rosselló González en el Senado, controlado por su propio partido, de la nominación de Enid Martínez Moya como Secretaria de Justicia.

Fortuño Burset no se encuentra en una posición más cómoda que en la que estuvo Rosselló González en su camino a la gobernación. Su control del PNP está en tensión con otras fuerzas pujantes dentro del partido, incluyendo las lideradas por los propios Romero Barceló y Rosselló González. La situación que ahora enfrenta con el Representante Jorge de Castro Font, dramatiza el largo camino que Fortuño Burset deberá recorrer para solidificar su control de la maquinaria novoprogresista. Control que nunca será, como no lo ha sido con respecto a ninguno de sus antecesores en la gobernación, comparable al que en su día ejerció Muñoz Marín.

Pronóstico: el ex Gobernador Aníbal Acevedo Vilá enfrentará un futuro incierto, ante la ofensiva desatada en su contra por el gobierno hegemónico de los Estados Unidos en Puerto Rico, según ya vimos en una columna anterior (Entre las fauces de Cronos).

Referentes históricos: Edison Misla Aldarondo; Freddy Valentín Acevedo; Nicolás Nogueras Cartagena. Estos referentes marcan los tres potenciales caminos que puede seguir la vida de Acevedo Vilá tras abandonar la gobernación.

Lo sucedido a Misla Aldarondo es, por supuesto, el panorama más desalentador. El otrora poderoso “Speaker” de la Cámara de Representantes se vio obligado a renunciar, tras semanas de continuos rumores de que era sujeto de una investigación por las autoridades estadounidenses que culminó en su arresto. Cumplió una condena por ello. Valentín Acevedo, por su parte, representa la opción intermedia de aquél que se convierte en colaborador a cambio de un trato leniente por parte del verdadero Poder sobre nuestro País. A pesar de haber sido acusado por cargos similares a los de Misla Aldarondo, Valentín Acevedo no ha pagado al mismo nivel con su libertad.

Tras semanas de una similar ola de rumores, las autoridades estadounidenses montaron el espectáculo de arrestar públicamente y en su residencia al Vicepresidente senatorial Nogueras Cartagena, el día anterior al de su juicio político en el Senado que le costaría la expulsión. Contrario a los referentes anteriores, todos los cargos criminales en contra de Nogueras Cartagena, de similar gravedad a los que hoy enfrenta Acevedo Vilá, se cayeron.

El proceso eleccionario que se avecina tendrá profundas y duraderas implicaciones para nuestro País, sin importar qué tan certeras resulten las proyecciones que ofrezco hoy. Mas como señalé en la columna anterior, la naturaleza humana no cambia; sólo cambian sus protagonistas.

1 comentario:

CollazoUtuado dijo...

Estimado Francisco. Utilicé este escrito para ajustar mis predicciones electorales y puedo decir que no fallé (quise decir, que no fallaste).